La Alfombra Roja

lunes, 1 de julio de 2013

Crítica: "Guerra Mundial Z"

Brad Pitt está encaminado a ser uno de los nombres del verano. La película "Guerra Mundial Z", que protagoniza y produce, se ha convertido en uno de los títulos más esperados de estas calurosas fechas. Su Fan Premiere, a la que pudimos asistir gracias a la invitación de Paramount Pictures, fue un espectacular ejercicio de promoción cuya guinda fue la presencia del actor americano. Una fuerte apuesta que retoma el mejor cine de zombies con unos magníficos guiños humorísticos.

Resulta extraño encontrar a Marc Forster a los mandos de esta superproducción. Los que hemos disfrutado de "Descubriendo nunca jamás" ó "Monster´s ball", nos sorprende encontrarle ahora rodeado de invasiones zombies. Por suerte, y como sería de esperar de todo buen director que se precie, salva adecuadamente el envite, demostrando una vez más su polivalencia.

Y es que "Guerra Mundial Z" no es más que lo que se espera, una invasión zombie que amenaza a todo el planeta. Su única esperanza parece encontrarse en las dotes de investigación de un antiguo miembro de la ONU que buscará el origen del virus para encontrar el antídoto. Durante todo ese proceso de búsqueda, la acción sólo decae para arrancar alguna sonrisa al espectador.

Espectáculo de puro entretenimiento cuya mayor baza la encontramos en el intérprete. Brad Pitt aporta un plus de interés a la trama. Es de los pocos actores cuyo nombre en los títulos de crédito son suficiente motivo para pagar la entrada del cine. Su labor es convincente y destacable.


No reinventa el género ni lo pretende, pero sabe utilizar los tópicos del género. No es pretenciosa, no manda mensajes vitales ni pretende dar ninguna lección. Como dijo Brad Pitt, ésta es una película para divertir y desconectar. Si ése era su objetivo, está más que cumplido.