La Alfombra Roja

lunes, 27 de octubre de 2008

Crítica: "Quemar después de leer"

!Qué difícil es ser objetivo cuando ves una película sabiendo quién la dirige y quién la interpreta! Admito que los hermanos Coen nunca fueron mis directores preferidos ni George Clooney y Brad Pitt actores de mi agrado. Otra cosa es John Malkovich que es de otra dimensión; diría que de otra época. Pero "Quemar después de leer" es un film divertido, entretenido y muy complejo de dirigir. No es una comedia ni un drama, no es un thriller ni un musical... es realmente inclasificable.

Tras la fallida, lenta y aburrida "No es país para viejos" mis expectativas estaban estancadas entre diques. Pero parece que cuando menos esperas una pequeña grieta se abre entre los muros y empieza a salir agua hasta que tu visión se hace más grande. Y gracias a eso descubres algo que no sabías que estaba al otro lado. Desde "El gran Lebowski" llevaba buscando esa grieta que no podían haber olvidado.

La historia utiliza un CD de escaso valor para provocar un enredo a nivel nacional donde todos se sienten observados y perseguidos, donde todos se vigilan y todos temen ser descubiertos. Pero lo realmente interesante y que hace distinta esta película de cualquier otra es la sensación final de lo poco que interesamos en realidad al mundo; que lo que a nosotros nos parece vital para otro es algo de escaso valor. Que la vida no te la puedes tomar en serio, que el mundo tiene cosas mucho más importantes de que preocuparse.

Y gracias a unos actores que por momentos parecen parodiarse a sí mismos (buena nota para Brad Pitt) todo tiene sentido, todo es lógico. George Clooney, capaz siempre de lo mejor y lo peor, oculta mucho miedo y busca continuamente alguien a quien aferrarse en una interpretación al nivel de "Syriana".

Habrá que dar otra oportunidad a esta pareja mal que me pese...

José Daniel Díaz