La Alfombra Roja

domingo, 15 de marzo de 2009

Excusas y pocas soluciones para la situación del cine español

Todavía recuerdo cuando todos los males del cine español llegaban por la masiva entrada de películas norteamericanas. Estaban convencidos que ese volumen de entrada perjudicaba la asistencia de las producciones patrias. Ahora, como los máximos exponentes antiyanquis trabajan allí parece que eso ha dejado de tener importancia.

Después el problema era el top manta. Se vendían películas españolas en la calle de forma irregular (¿?) lo que minimizaba el número de espectadores en las salas. Lo cierto fue que yo jamás vi a una persona comprar una película española de esta forma fraudulenta, o al menos de una que no triunfara en los cines.

Ahora el problema es la descarga de films por internet. Pero las películas más descargadas son aquéllas que han sido líderes de taquilla!! Es decir, la influencia de esta actividad va en detrimento de aquéllas que no necesitan excusas porque su éxito ha sido enorme.

Mientras se dan explicaciones sin sentido el producto que se ofrece al espectador disminuye en calidad. Las subvenciones son necesarias pero quizás una medida que atraería mas público podría ser disminuir esas subvenciones al producto y otorgar algún tipo de subvención a las salas para que disminuyan los precios de las películas españolas. Actualmente me da la impresión de que la gente considera muy caro pagar 7 euros por una "españolada".

Por otro lado no sería malo realizar más películas de ciencia ficción. Estamos muy obsesionados con las películas de realidad social y de la guerra civil. Abramos más la mente y empecemos a valorar nuestro cine de efectos especiales, de tramas de ficción, de romanticismo dulzón, ... Empecemos a subvencionar otro cine con otros autores. Y por supuesto mantegamos en cartelera más de dos semanas cada película porque en ocasiones desaparece antes de enterarnos del estreno.

Pensemos más en el espectador y sus necesidades y menos en tirar balones fuera mientras nos miramos el ombligo.

José Daniel Díaz