La Alfombra Roja

jueves, 4 de noviembre de 2010

Crítica: "La mosquitera"

Con apenas 18 copias en toda España se estrena este 5 de Noviembre una de las películas más “incorrectas” que se puedan ver actualmente en una sala de cine: “La mosquitera”. No es un producto preparado para las grandes masas pero es un film que no deja indiferente. Avalada por la Espiga de plata y el premio a la mejor interpretación femenina para Emma Suárez en la pasada Seminci de Valladolid, el último film de Agustí Vila encontrará tantos seguidores como detractores.

Es difícil encontrar precedentes a lo que plantea el director Agustí Vila. Podemos encontrar otros films que se enfrentaron a la sociedad o las creencias usando el humor como los Monthy Python en “La vida de Brian” pero ninguno con la crudeza de “La mosquitera”.

Una familia acomodada de aspecto tradicional es el vehículo que te lleva a los distintos dramas que la historia pretende desenmascarar. Emma Suárez y Eduard Fernández, perfectos en sus complicados papeles, son un matrimonio cuyo amor ya se escapó hace tiempo. Hacen vidas separadas y ya sólo les une un hijo desestabilizado emocionalmente y una casa llena de perros.

Cuando empiezas a rascar sobre la superficie de esa pareja pronto encuentras todos los conflictos y necesidades que les acorrala. Poco a poco el humor se apodera de los dramas de los personajes y consiguen que el espectador se sienta culpable por sonreir.

Incesto, violación, maltrato a menores, prostitución, suicidio…. Nada se queda fuera de la mirada envuelta en humor negro de Agustí Vila. No evita afrontar estos temas calientes que tanto afectan al público pese a ser consciente de lo arriesgado de su propuesta.

La sonrisa se transforma en mueca y cuando acaba la película ya sólo es un gesto muy alejado de lo que inicialmente fue. El guión decide dónde y cuándo crear la polémica, hacer sonreir, apartar la mirada ó generar dudas. Son como pequeñas historias que afrontan situaciones complejas de resultado incierto.

Auténtico cine de autor que encuentra en el humor un camino al dolor, la falsedad y la infelicidad. Escandaliza y sorprende a partes iguales y sólo la capacidad del espectador por asimilar todo lo que se viene encima delimita el triunfo o el fracaso.

Su taquilla será modesta y su paso por las carteleras efímeras pero es un buen ejercicio de cambio el que presenta “La mosquitera” y los festivales lo están valorando. No deja indiferente y eso ya es mucho.

José Daniel Díaz