La Alfombra Roja

lunes, 27 de junio de 2011

Madrid ya tiene su calle de las estrellas




Desde hoy nos parecemos un poquito más a Hollywood. Ubicada en la madrileña calle de Martín de los Heros 25 estrellas de nuestra cinematografía han encontrado acomodo en forma de baldosas. El cine es arte, espectáculo y entretenimiento pero también es glamour.


Podríamos discutir si el cine español desprende ese glamour o simplemente lo huele desde lejos pero si algo hay de eso estaba representado esta tarde en la céntrica calle de la capital. Javier Bardem, Penélope Cruz, Pedro Almodóvar, Alejandro Amenábar, Concha Velasco, Sara Montiel y Carlos Saura eran algunos de los presentes que recibían su homenaje en forma de adoquín.


Otros no tenían más remedio que ser representados por familiares por no encontrarse ya entre nosotros como Luis García Berlanga, Luis Buñuel, Imperio Argentina, Paco Rabal, Fernando Fernán Gómez, Pilar Miró, Emma Penella ó Pepe Isbert.


La relación de elegidos siempre es discutible y muchos cambiaríamos la relación de premiados. Sin embargo siempre es importante agradecer gratas sorpresas como la inclusión en tan selecto grupo de auténticos mitos de un cine español poco valorado pero fundamental en nuestra Historia como Alfredo Landa ó Tony Leblanc.


Cada año dos nuevos componentes unirán sus almas a las calles de Madrid para que su recuerdo perdure en el tiempo más que un Goya o un Oscar. Se habla de lo duro y difícil que es ser cineasta o intérprete, de la suerte que debes tener, del talento que te obligan a mostrar pero la recompensa supera con creces al esfuerzo y la valentía. Sólo el cine te da la posibilidad de estampar tu nombre dentro de una estrella y recibir el homenaje y afecto de todo un pueblo.


El cine es especial, el cine es extraño e incluso a veces algo antipático pero devuelve con intereses lo que te quita. Espera tu momento y quizás un día poses frente a tu estrella para saber que perdurarás en el tiempo y serás recordado.


Ole por el cine!!

viernes, 17 de junio de 2011

El Padrino I y El Padrino II abren el ciclo de clásicos que los cines Verdi reestrenan en Madrid y Barcelona

Gracias a los Cines Verdi tuve la ocasión de admirar con los mejores efectos digitales los grandes clásicos "El Padrino I" y "El Padrino II". Una ocasión única de volver a disfrutar de las películas que hicieron que amáramos este arte.

La iniciativa da la oportunidad de visionar en VOS grandes clásicos del cine. La elección de comenzar el pasado día 17 con "El Padrino" no pudo ser más acertada pero el próximo 23 será "El Padrino II" quien ponga por todo lo alto el nivel cinematográfico de los cines Verdi.

Ése mismo día 23 también se estrenarán dos grandes clásicos: "El gran dictador" y "Tiempos modernos", ambos de Charles Chaplin que rotarán en Madrid y Barcelona. Todos tenemos imágenes en la memoria del mítico cómico jugando con la bola del mundo en su reencarnación de Hitler o el trabajador metido en la máquina como si fuera un producto más de la cadena de montaje.

El resto de títulos no pueden ser más interesantes: "Por un puñado de dólares", "La muerte tenía un precio", "El bueno, el feo y el malo", "Hasta que llegó su hora" y "Erase una vez en América" de Sergio Leone; "El cuchillo en el agua", "Repulsión", "Cul de Sac" y "La semilla del diablo" de Roman Polanski; "Fanny y Alexander" de Ingmar Bergman; "To be or not to be" de Ernst Lubitsch; "La escalera" de Stanley Donen y "Los 400 golpes" de Francois Truffaut.

Aunque sólo lo podrán disfrutar en pantalla grande los residentes en Madrid y Barcelona, es justo reconocer a todos aquéllos que arriesgan para que no olvidemos lo que significa hacer cine.

Jamás pensé volver a encontrar en una sala títulos como los de Francis Ford Coppola y, sin embargo, esta agradable sorpresa cumplió un pequeño sueño que jamás había podido conseguir: Disfrutar de la mítica saga dentro de su hábitat,en una sala de cine.

Más información aquí

lunes, 13 de junio de 2011

El 3D empieza a sentir la crisis...



El New York Times ha sacado una noticia interesante. La recaudación de las películas en formato 3D ha caído considerablemente en Estados Unidos. Si "Avatar" y "Alicia en el Pais de las Maravillas" recaudaron un 60% del total en entradas de salas con tecnología 3D, ahora películas como "Kung Fu Panda 2" ó la última de Piratas se quedan en un 45%.

En Hollywood ya empiezan a temblar y temen que este descenso se extienda también allende los mares. En otras palabras, están asustados porque la gente cada vez es menos inocente y se niegan en rotundo a pagar casi el doble por unas gafas que te enseñan tres efectos especiales.

Que la tendencia iba a cambiar más pronto que tarde era algo conocido. O había una evolución considerable en este aspecto o la gallina de los huevos de oro se iba a pique. Y la realidad es que todo sigue igual desde que nos engañaron con "Avatar". Te pones unas gafas cutres que te hacen ver todo más oscuro y empiezas a ver letras de los títulos de crédito sobrevolar por encima de tu cabeza.

Y a partir de ahí la nada. El timo. El factor sorpresa se pierde y para los que llevamos lentes de contacto de las que se sujetan sobre las orejas empezamos a notar la molestia de tener doble peso sobre nuestra nariz. Si lo que vemos en pantalla nos fascina lo podemos aguantar con más alegría pero si, como suele ser habitual, es más de lo mismo entonces empiezas a recolocarlas una y otra vez buscando el famoso 3D en cada plano.

Nunca fui defensor de esta tecnología, al menos tal y como está siendo utilizada actualmente. Ya sabemos que su interés es puramente comercial para sacar más dinero por entrada pero al menos tener la delicadeza de no tratarnos como si fuéramos estúpidos.

Por cierto últimamente apenas hablo de películas pero es que la cartelera apenas me llama la atención. Intentaré ver la última de los X-Men y alguna recomendación que me han hecho de algún título independiente pero por lo demás.... muuuucha paja.

Volverán los buenos tiempos al cine? Seguimos esperando...

José Daniel Díaz

miércoles, 1 de junio de 2011

Reflexión (sólo para el que lo quiera escuchar)

Ayer soñé que El Padrino me llamaba a su mesa, me hablaba al oído y me decía algo así como "¿ahora vienes a pedirme ayuda cuando antes me despreciabas?". Yo me apartaba de él, sin decir palabra. Miraba a mi alrededor y sólo veía carteles de cine, películas ya estrenadas y pendientes de estrenar. Me había olvidado de ellas y ahora, perdido, las pedía ayuda.

Sólo era un sueño pero pareció tan real que áun recuerdo a Marlon Brando protagonizando su mejor papel frente a mí. Quizás me equivoco en el concepto, en realidad era una pesadilla. El mítico mafioso me echaba en cara haber olvidado al cine y las películas durante un tiempo; yo apenas podía balbucear excusas extrañas y enredadas.

Muy dentro de mí sé que he perdido algo de sintonía con el cine. Cada vez me cuesta más conectar con las historias y los personajes. Es como si a través de la gran pantalla sólo buscara respuestas a las grandes preguntas y hubiera olvidado el concepto "pasarlo bien en el cine con unas palomitas".

Quizás haya querido usar el blog como terapia, como una burda manera de lanzar al aire pensamientos y sensaciones. Quizás sea la manera más absurda y extraña de expresarlo. Pero quizás, y sólo quizás, sea mi manera de hacerlo, la única que sé.

Hoy, y sólo hoy, buscaré en la melancolía esas respuestas que el cine no me quiere dar. A partir de mañana volveré a sentirme como un niño que alucina en su butaca como si fuera su primera película. Reiré y lloraré, y volveré a ser el que era. Prometido.

José Daniel Díaz

PD: En la foto con Rodrigo Cortés, director de "Buried". Con películas como la suya será más fácil volver a reconciliarme con el séptimo arte.