La Alfombra Roja

martes, 26 de mayo de 2009

Crítica: "El caballo de dos piernas"

Esta semana se ha estrenado "El caballo de dos piernas" de Samira Makhmalbaf. Una dura mirada, ambientada en Irán, que muestra las graves diferencias sociales entre ricos y pobres. La degradación humana convertida en supervivencia.

Durante cerca de 2 horas la pantalla se convierte en un pequeño agujerito por donde el espectador sigue, con mucha valentía y buen estómago, las vicisitudes de un pobre chico (o chico pobre) disminuido psíquico que se ofrece como caballo para un niño rico impedido físicamente. Desde ese momento el ser humano deja de serlo para convertirse en un animal.

Hay muchas maneras de denunciar un hecho a través de imágenes pero nunca puede menoscabar lo más importante en una película: El entretenimiento. Y lamentablemente el film deja a un lado esa cualidad para comprobar hasta dónde puede aguantar un espectador. Es tediosa, desagradable, triste, dura, salvaje y en algunas secuencias incluso de mal gusto.... pero siempre habrá alguien que la califique de obra maestra.

Ir al cine para sufrir y ponerme a prueba no son los motivos que me hicieron amar el séptimo arte. No me malinterpretéis. Siempre estoy a favor de historias que cuenten una realidad social, que utilicen ese arma tan poderosa que es la cámara para criticar situaciones y momentos que no se pueden olvidar; pero teniendo en cuenta que por encima de todo debe haber un respeto a la persona que se interesa por lo que quieres contar.

Premiada en San Sebastian, nunca se me ocurriría aconsejar esta película pero quién sabe siempre hay gente que adora este tipo de cine. No seré yo el que les quite la ilusión.

José Daniel Díaz

sábado, 23 de mayo de 2009

Cannes 2009: El escaparate de lo mediocre

He seguido con verdadero interés la presente edición del Festival de Cannes. Nuevamente se pone de manifiesto la crisis creativa del sector. Ni siquiera traer nombres tan importantes como Tarantino, Von Trier, Amenábar, Campion, Loach, Almodóvar ó Gilliam sirvieron para elevar el nivel de un Festival que cada día se caracteriza más por el glamour de sus estrellas que por la calidad de las obras que se presentan.

No hay nada peor que la indiferencia y así fueron recibidas la mayoría de los films. Al menos Coixet, con sus "mapas de Tokio", consiguió una buena pitada que ya es mejor que decir que estás un poco pasadito como le dijeron a Almodóvar al ver sus "abrazos rotos".

Por cierto, que lo nuevo de Lars Von Trier ha conseguido unir a público y crítica. Ambos lo consideran indigno, no sólo de participar en Cannes, sino en cualquier Festival.

Tarantino tampoco se libró del derrumbe con sus "Inglourious bastards". Su productora ya le ha dicho que o quita texto y diálogo y pone más sangre o esto va a ser un debacle al estilo "Waterworld". Eso sí, al menos obtuvo el premio al mejor actor el malo malísimo (lo digo por su personaje, no por su interpretación) Christoph Waltz.

La Palma de Oro recayó en "Das weisse band" de Hanecke, de lo poco salvable. Y digo poco salvable porque la Crítica también le ha otorgado su premio. Es la primera vez que veo esta coincidencia entre jurado y crítica. Un jurado encabezado por Isabelle Huppert de la que cuentan que la democracia y diversidad de opiniones no se encuentran entre sus cualidades. Hubiera pagado por verla en su salsa.

Realmente lo mejor del Festival vino en la Sección Oficial fuera de concurso donde "Agora" de Amenábar obtuvo 10 minutos de aplausos aunque con críticas muy encontradas (se habla que de tanto filosofar te puedes llegar a dormir) y "Up", lo nuevo de Pixar en 3D, se llevó el reconocimiento general y fue una digna película inaugural.

Del cine oriental, que siempre suele salvar los Festivales, mejor no hablar porque entre el gore extraño de "Bak-Jwi", del coreano Park Chan-Wook y la infumable "Visage" de Tsai Ming-Liang da la impresión de que las crisis creativas se traspasan entre continentes. Sólo "Spring fever", de Lou Ye, se salvó de la quema con el premio al Mejor Guión.

Al menos los que estuvieron por allí pudieron disfrutar de la belleza de Marceu y Belluci. Sólo por eso a alguno le salió rentable el viaje.

El palmarés:

PALMA DE ORO- "Das weisse band", de Michael Haneke

GRAN PREMIO DEL FESTIVAL 62- "Un prophéte", de Jacques Audiard

MEJOR DIRECTOR- Brillante Mendoza, por "Kinatay"

MEJOR ACTOR- Christoph Waltz ("Bastardos sin gloria / Malditos Bastardos")

MEJOR ACTRIZ- Charlotte Gainsbourg ("Antichrist")

MEJOR GUIÓN- "Spring fever", de Lou Ye

PREMIOS DEL JURADO- Ex-aequpo: "Fish Tank", de Andrea Arnold, y "Thirst", de Park Chan-Wook

PREMIO EXCEPCIONAL DEL FESTIVAL- Alain Resnais ("Les herbes folles")

José Daniel Díaz

lunes, 18 de mayo de 2009

Todo lo que quise decir de Jim Carrey y nunca me atreví

El otro día, sin otra pretensión que pasar un buen rato, visioné la enésima película de humor absurdo de Jim Carrey: "Di que sí". Fue hora y media que no me defraudó. Si algo tiene nuestro rocambolesco amigo es que pocas veces engaña. Aprovecha cualquier oportunidad para mostrar todas sus acrobacias gestuales y dar una pequeña lección llena de moralina.

Aún así Jim Carrey no deja de sorprenderme. Su carrera cinematográfica parecía encaminada a films de chiste fácil y olvidadizo de corte familiar. Un Tim Allen más gracioso. Pero tras "Ace Ventura" y "La mascara" ("Peggy Sue se casó" no la cuento por ser una participación casi anecdótica), que eran películas divertidas pero sin pretensiones, empezó a tocar otros géneros como en "Batman Forever" y a reírse de sí mismo descaradamente en "Dos tontos muy tontos".

Empezó a alternar comedia facilona como "Mentiroso compulsivo" con cine de alto nivel, léase "El show de Truman" ó "Man on the moon" que le valieron dos globos de oro y el respeto generalizado a su labor interpretativa. Personalmente empecé a valorar a Jim Carrey a raíz de esos trabajos; pero creo que como yo la mayor parte de críticos y espectadores que tuvieron la oportunidad de disfrutar de esas películas.

Y así ha continuado, compaginando humor y drama (¿Qué es "Un loco a domicilio"? ¿Drama o comedia?), haciéndonos reir con sus muecas en "Como Dios" y asustándonos en "El número 23".

Efectivamente, Jim Carrey es un ejemplo vivo de polivalencia interpretativa. Jamás me atreví a decirlo pero ahora lo hago: !Me gusta este tío! ¿Me paso si digo que me recuerda a Jack Nicholson? Quizás si. No me hagáis mucho caso.....

José Daniel Díaz

lunes, 11 de mayo de 2009

Julio Medem, ese gran incomprendido

En el pasado Festival de Málaga ocurrieron muchas cosas pero pocas tan interesantes como la presentación de la nueva película de Julio Medem. "Room in Rome" llegará a los cines a finales de año con su musa Elena Anaya y una desconocida Natasha Yarovenko como intérpretes. Es un remake de la chilena "en la cama" y todo transcurre en una habitación de hotel donde dos mujeres desconocidas se descubren poco a poco.

El donostiarra se lanza con descaro a por su octava película sin perder un ápice de esa ternura y sensibilidad innata que despierta cada historia que escribe y dirige. La denostada e incomprendida "Caótica Ana" planteaba un viaje a distintas vidas que supo seducirme. Ahora la mujer vuelve a ser el centro de la historia.

Cuando mi memoria repasa rápidamente los films de Julio Medem, me queda un buen regusto en el paladar. Sigo enamorado de "Los amantes del círculo polar" porque al igual que él creo que el amor no es romanticismo; el amor es poesía y fantasía en continua comunión.

Pero sus primeras películas tampoco pasaron inadvertidas en mi cerebro. "Vacas", "La ardilla roja" y "Tierra" fueron ejemplos de cine incomprendido (una vez más). "Lucía y el sexo" le trajo el éxito pero... ¿fue por el morbo o porque realmente había producido su gran obra maestra? Yo escojo la segunda opción aunque ya sabemos la atracción enfermiza que tiene el espectador español por las escenas subidas de tono.

"La pelota vasca" posiblemente le trajo una de las peores sensaciones. Se convirtió en un arma arrojadiza y no supo manejar un conflicto tan complicado y delicado.

Espero con verdadero interés su nueva apuesta , un film de encargo al que seguro sabrá dar su peculiar visión y volverá a descubrir planos imposibles y cámaras en lugares impensables.

José Daniel Díaz

miércoles, 6 de mayo de 2009

Otra forma de hacer cine: "A contraluz"

Hay que atreverse y a veces es necesario ofertar para que la demanda se genere. Y el riesgo ha recaído en Eduardo Chapero-Jackson que ha recopilado sus tres cortometrajes y ha generado una trilogía que podrá ser admirada en los cines Ciné Cité.

"Alumbramiento", "Contracuerpo" y "The end" forman el nuevo proyecto que con el título "A contraluz" se estrenará el 26 de Junio con un precio reducido en Madrid, Valladolid, Valencia y Cádiz. Me gusta cuando una distribuidora se arriesga y posiblemente no podrían haber encontrado mejor cortometrajista para este reto. Eduardo Chapero-Jackson ha obtenido multitud de premios sobre todo con "Alumbramiento" que llegó a ganar el premio de la Academia de Cine Europea.

"Contracuerpo" fue su primer corto y, protagonizado por Macarena Gómez, presentaba una obsesión llevada al límite: Formar parte de un maniquí en el escaparate más visto de la ciudad.

"Alumbramiento" con una espectacular Mariví Bilbao narraba con extrema delicadeza los ultimos momentos de una anciana antes de fallecer. Un gran cortometraje altamente recomendable.

"The end" es su último trabajo. Cuenta con actores ingleses y narra la vida de una familia norteamericana que sufre una grave falta de agua. Miguel Angel Silvestre hace un cameo y tuvo una gran repercusión a raíz de su estreno en la Expo de Zaragoza.

Para más información: http://www.acontraluzlatrilogia.com/

Ahora sólo queda esperar a su estreno y disfrutar del cortometraje español, pocas veces tendremos la posibilidad de verlo en una sala de cine fuera del entorno de los Festivales.

José Daniel Díaz

lunes, 4 de mayo de 2009

El cine latinoamericano, una realidad con mayor presencia cada día


Tras unos meses en Sudamérica por motivos de trabajo, vuelvo a la madre patria pero con una mayor visión de la situación cinematográfica en aquéllos países. Es innegable que la capacidad económica de un Estado es inversamente proporcional al número de producciones que muestra cada año.

En países como Ecuador, Venezuela, Bolivia ó Perú la cantidad de películas promocionadas se reduce a 1 ó 2 por año. Otras en cambio están sufriendo un gran despertar cultural como Brasil, Chile, México ó Colombia. Sus producciones ya se ven en los grandes festivales internacionales y compiten en igualdad de condiciones con films de mayor presupuesto.

Chile acaba de descubrir con agrado que dos películas suyas serán proyectadas en Cannes: "Navidad" de Sebastian Leilo en la Quincena de Realizadores y "Huacho" de Alejandro Fernández en la Semana de la Crítica, esta última ya lleva una gran carrera tras su paso por Sundance o Berlín. Podemos sumar el Goya obtenido por "La buena vida" y la gran repercusión que tuvo el film "Tony Manero" con proyección en San Sebastián incluída. En el Festival de Málaga de este año también se pudo disfrutar de los films chilenos "Desierto Sur" y "All inclusive".

Brasil ha traído uno de los directores más interesantes de los últimos años: Fernando Meirelles. Su "Ciudad de Dios" fue una gran sorpresa y aunque "Blindness" no ha seducido de la misma forma no cabe duda del gran futuro de este director. Otro gran éxito llegó con "Tropa de élite" de José Padilha que ganó el Oso de Oro en el Festival de Berlín y muchos se atrevieron a afirmar que era la mejor película del año.

Colombia también está exportando productos interesantes. "Perro come perro" de Carlos Moreno se presentó en San Sebastian y tuvo un largo camino de festivales.

México por su parte tiene en cartelera actualmente "Rudo y cursi" con sus actores más internacionales: Gael García y Diego Luna. Pero además no podemos olvidar el gran éxito de "Luz silenciosa" de Carlos Reygadas que obtuvo premio en Cannes, Montreal, Chicago y Fipresci entre otras. "Desierto adentro" de Rodrigo Plá participó en la pasada Seminci de Valladolid y fue la gran ganadora de los premios Ariel mexicanos.

Argentina es punto y aparte. Su cinematografía aún supera años luz a cualquiera de los países sudamericanos y buena prueba la tendremos entre el 12 y 18 de Junio en Madrid en el Festival Argencine 2009 que se celebrará en el cine Palafox.

Esperemos que este buen momento se mantenga en próximos años y la lengua hispana se haga fuerte en el difícil mundo cinematográfico.

José Daniel Díaz