La Alfombra Roja

miércoles, 29 de julio de 2009

Crítica: "UP"


Pixar vuelve a atacar este verano. Tras la maravillosa “Wall-e” y después de haber mostrado tanto talento con “Monstruos”, “Ratatouille” o la saga de “Toy Story”, "Up" aterrizaba con muchas expectativas y algo de temor. Cannes ya se encargó de tranquilizarnos gracias al buen recibimiento que tuvo su proyección en la Gala inaugural y ahora el espectador dictará su propia sentencia. Un hombre mayor, viudo y sin hijos (de parecido asombroso a Spencer Tracy), y un niño aspirante a explorador sénior viven una aventura enfrascados en la búsqueda de una gran cascada situada en Sudamérica.

Los primeros quince minutos son de un talento espectacular. Sin apenas diálogo, tal y como sucede con “Wall-e”, nos cuenta cómo ha sido la vida de Carl con su esposa Elly. Penas y alegrías embotelladas en unas cuantas imágenes, una relación de amor que vemos nacer y fallecer en el metraje que ocuparía un corto.

Tras esos intensos minutos que sirven para presentarnos al personaje principal, comienza el espectacular viaje de una casa soportada por un enorme racimo de globos. Una muestra de creatividad e imaginación que denota, detrás de un cuerpo maduro, el gran espíritu de un niño. Un trayecto nada fácil puesto que las tormentas y los fuertes vientos intentarán evitar el éxito de nuestros dos héroes.

La relación entre Russell, el pequeño boy-scout, y Carl, nuestro gruñón protagonista, evoluciona poco a poco. Un cariño que se afianza con cada inconveniente que se encuentran en su camino. En un entorno extraño resulta difícil compartir situaciones tranquilas que les permitan conocerse mejor pero el guión sabe aprovechar esos escasos momentos de normalidad para dibujar y descubrir los problemas de cada uno.

Pixar tiene una gran virtud: Tener siempre controlados los tiempos del film. “Up” no puede vanagloriarse de disponer de un guión de alto nivel ó de tener situaciones cómicas especialmente memorables pero sabe mantener el ritmo con una sonrisa. La sensación de estar pasando un rato divertido ayuda al espectador a involucrarse con más firmeza en este vuelo.

Aunque es una película de animación y la trama es para todos los públicos, a un niño le costará entender algunos aspectos excesivamente maduros. Sentimientos, detalles, miradas, gestos… Todo ese lenguaje no verbal que en esta ocasión se antoja fundamental para comprender las reacciones de los protagonistas. Esto no significa que los más pequeños no vayan a disfrutar pero seguro que no se quedan con el sabor agridulce que la mirada de Carl encierra.

Y como ocurriera con otras películas del mundo Pixar, el cortometraje previo es un nuevo alarde de destreza cinematográfica. “Parcialmente nublado” es una enternecedora historia de cigüeñas entregando bebes prefabricados por unas amistosas nubes. Un telonero ideal para poner en situación al público antes de disfrutar de esta nueva joya animada llamada “Up".

José Daniel Díaz

lunes, 27 de julio de 2009

El 3-D de alta definición llega al cine de acción real

Es normal que las nuevas tecnologías se instalen en el mundo cinematográfico. Más teniendo en cuenta la "eterna" crisis del sector y la búsqueda de nuevas experiencias que animen al espectador a entrar en un cine y no tumbarse en el sofá.

Dicho esto, aclaro que una buena historia siempre será la mejor base y una buena manera de contarla siempre será el mejor arma. El 3-D, aparte de significar un incremento del coste de la entrada, es un valor añadido al producto que puede resultar ciertamente espectacular pero que te aleja cada vez más del verdadero sentido del cine.

"Scar" se estrenará en España el 2 de Octubre y será el primer "experimento" en 3-D con actores y actrices de carne y hueso. Una historia de miedo sin intérpretes conocidos pero que centrará su marketing en venderse como el primer film de estas características.

El tiempo dirá si esta nueva forma de hacer cine es fructífera o sin embargo supondrá el final del buen argumento (aquél que por sí solo ya te creaba sensaciones) en beneficio de más espectacularidad.

José Daniel Díaz

jueves, 23 de julio de 2009

Crítica: "Paisito"

Mucho sabemos de la dictadura que soportó Chile ó la que vive Cuba pero los hechos acontecidos durante 1973 en Uruguay no dejan de ser otro de los momentos más importantes y complicados de Latinoamérica, un golpe de estado desconocido para la mayoría pero que "Paisito" se encarga de revivir a través de la mirada de dos niños. La dura confrontación entre militares y tupamaros provocó el enfrentamiento entre sus padres (un "gallego" exiliado en Uruguay y un jefe de policia reacio a alinearse con la parte más dura de los militares pero obligado a elegir bando). Una vez más la situación política rompe una relación de amistad.

Con la perspectiva de los años los acontecimientos toman forma y los protagonistas, que apenas contaban con 10 años durante esa complicada época, comparan sus vivencias con el ánimo de encontrar explicaciones.

Ana Díez plantea un film con tintes documentales más preocupada por sus ganas de "contar cosas" que por su puesta en escena. Cada plano, cada diálogo, está encaminado a un objetivo: Dar a conocer la situación que desencadenó en el golpe de estado.

Según avanza la película la fuerza de la historia va decayendo. El aburrimiento se va apoderando de parte del metraje y ni la directora ni los intérpretes consiguen levantar un guión obsesionado por resultar convincente con la Historia pero no con el espectáculo y el entretenimiento.

Un loable intento por rememorar una época oscura de la Historia Latinoamericana pero que no consigue enganchar ni sobrevivir cinemtográficamente hablando. Como dice Daniel Burmann cuando preparas una película debes saber de antemano el tiempo que vas a dedicar a cada aspecto relacionado con el mismo porque el tiempo es limitado. Ana Díez quizá no supo medir esos tiempos y perdió una bonita posibilidad de regalarnos conocimiento, sensaciones, sentimientos, ...

Ni siquiera el fútbol, un personaje más durante todo el film, logra desviar la atención y mostrar alguna historia paralela interesante.

José Daniel Díaz

lunes, 20 de julio de 2009

Crítica: "Transformers. La venganza de los caídos"

Era cuestión de tiempo que los Autobots volvieran a colarse en la gran pantalla. Tras el éxito de la primera parte, Michael Bay decidió repetir experiencia y se volvió a rodear de los mismos intérpretes para continuar la saga. Shia Lebouf, la nueva chica sexy Megan Fox y John Turturro junto con sus amigos mecánicos tendrán que salvar al mundo de la invasión una vez más.

La película vuelve a utilizar la misma dinámica que tan bien funcionó en la primera parte, es decir, muchos efectos especiales acompañado de algunas gotas de romanticismo, algo de dramatismo y unos puntos cómicos para aliviar tanta destrucción. Lo malo es que no alcanza el nivel de su predecesora.

A eso podemos añadir que casi dos horas y media de film es un metraje excesivo que llega a desesperar. Se nota que el director, para combatir el contratiempo que suponía disponer de un guión carente de originalidad y muy previsible, se decidió por aumentar el tiempo dedicado a la batalla e intentar sorprender a base de bombas, explosiones y demás efectos que pudieran distraer a los espectadores.

Para los amantes del cine de superhéroes podría ser aconsejable su visionado pero para el resto de los mortales yo esperaría a que lo emitieran en algún canal público.

Lo que más aterra de esta segunda parte es que la trilogía está a punto de llegar y no me da la impresión de andar sobrados de ideas así que preparémonos para recibir una nueva descarga de efectos creados por ordenador.

José Daniel Díaz

miércoles, 15 de julio de 2009

Cinedania cumple un año

El pasado 9 de Julio este blog cumplió un año. Para celebrarlo desconecté de todo durante una semana en Estepona (Málaga), un bonito lugar que recomiendo.

Pero el cine atrae cine... y el día que Cinedania cumplía un año, este blogger se encontraba cenando en un restaurante de la citada localidad malagueña. Pues a escasos metros se disponía a cenar el mítico Andrés Pajares con su hija Mari Cielo.

A veces las casualidades son así.. pero ya véis... parece claro que, como si una secta me hubiera atrapado, del cine jamás podré escapar. Bueno, no me quejo, tampoco me apetecía huir.

Muchas gracias a todos los que seguís este blog, a los que aportásteis vuestras opiniones y en general a todos los que mantenéis vivo Cinedania.

José Daniel Díaz

miércoles, 8 de julio de 2009

Los estrenos de cine no se detienen ni en verano

El verano ha empezado fuerte con los estrenos de algunas de las películas más taquilleras del año como son "Transformers" y "Ice Age 3". Además este fin de semana se estrenó "Pagafantas" que rápidamente se ha colado en el cuarto puesto de la taquilla española.

Pero esto no es más que un aperitivo de lo que está por venir. Para este verano están previstos los siguientes estrenos:

- "Paintball" (10 de Julio): La película de Daniel Benmayor presenta a ocho desconocidos que coinciden en una partida de Paintball extremo.

- "Ashes of time Redux" (24 de Julio): Se reestrena uno de los primeros films del aclamado director Wong Kar Wai que ya nos maravilló con "My blueberry nights". En este caso presenta una nueva versión de esta película estrenada en 1994 centrada en las artes marciales.

- "UP" (30 de Julio): Lo último de Disney que se presentó en Cannes con notable éxito será otro de los bombazos del verano.

- "Sexdrive" (31 de Julio): No podía faltar la americanada típica. En este caso el viaje de un chaval para perder la virginidad con una chica que conoció en Internet... ¿Esta peli no es "Road Trip"?

- "Gi Joe" (7 de Agosto): La mítica serie de dibujos animados tendrá su representación en carne y hueso durante las vacaciones. ¿Será tan mala como "Street Fighter"? Difícil pero quién sabe.

- "Enemigos públicos" (14 de Agosto): Mi apuesta personal para este verano. Lo reúne todo para ser un gran film: Depp y Bale en los papeles protagonistas, una historia de gangsters basada en hechos reales y Michael Mann en la dirección.

- "Malditos bastardos" (18 de Septiembre): Lo último de Tarantino con Brad Pitt en una extraña historia de nazis. Pasó sin pena ni gloria por Cannes pero no nos hagamos ideas predeterminadas.

Ya no hay excusa para asistir al cine... hay para todos los gustos.

José Daniel Díaz

jueves, 2 de julio de 2009

Crítica: "Pagafantas"

Los cines de toda España ya tienen un nuevo héroe: Se llama José María pero le gusta que le llamen Txema y vive en Bilbao. Sin él saberlo y sin poder remediarlo se convierte en el “Pagafantas” ideado por Borja Cobeaga. Una divertida comedia que ya ha sido premiada por la crítica en Málaga y que por fin se estrena, después de varios retrasos, el día 3 de Julio.

Es fácil sentirse identificado con el protagonista. La historia es muy sencilla. Un joven (Gorka Otxoa) que acaba de romper con su novia conoce por casualidad a una chica argentina (Sabrina Garciarena) que, en contra de sus intenciones, le considerará “su mejor amigo”. Una frase que a todos alguna vez nos ha hecho temblar y para la cual no hay vuelta atrás. ¿Quién no ha sido alguna vez un “pagafantas”? ¿Qué chica no ha convivido alguna vez con uno de ellos?

Alrededor de los personajes protagonistas descubrimos historias paralelas que sirven de acompañamiento perfecto para la historia principal. El tío Jaime (Oscar Ladoire), enamorado en silencio durante muchos años de la madre de Txema, muestra la cara amable y saludable de ser un “pagafantas”. Alguien que ya sabe que nunca conseguirá enamorar a su amada pero que ha sabido convivir con ello, consciente de su papel y resignado a mantener esa posición el resto de su vida.

El ser humano es cruel. Cuanto mayor es el sufrimiento del pobre chico que intenta ligar sin conseguirlo, mayor diversión. Y Cobeaga sabe aprovecharlo a la perfección. Gracias a una acertada elección de los intérpretes, un guión bien elaborado, un buen ritmo de película y unos personajes bien estructurados, la película consigue mantener el interés y no caer en el aburrimiento.

Aunque el film no pretende lanzar ningún mensaje, es cierto que hay detalles que muestran en tono cómico una realidad más seria de lo que parece. La inmigración ilegal, los matrimonios de conveniencia, la búsqueda de la felicidad y la cruda realidad, ... temas actuales que el director trata con humor pero no dejan de ser problemas que afectan a un gran porcentaje de la población.

En el panorama humorístico español es un soplo de aire fresco que por una vez nos apartemos de los chistes sexuales, escatológicos y gamberros que nos tenía acostumbrado el cine patrio. Dejar de lado torrentes, isis disis y airbags era algo urgente y necesario.

A nuestra manera se podría decir que estamos encontrando el camino de la comedia romántica que tan bien dominan los argentinos y tanto nos cuesta a los españoles. Sin perder nunca nuestra propia identidad pero exportable 100% porque los problemas en las relaciones humanas son universales y los sentimientos no tienen fronteras.

Una buena terapia para reírnos de nosotros mismos, consolarnos con el “mal de muchos” y llevar con orgullo que también fuimos unos “pagafantas”.

José Daniel Díaz